La Razón

Show

SHOW

"Me amigué con mi pasado"

1

5 DIC 2012 | 08:37 Daniela Herrero conoció el éxito a los 14 años, pero la vorágine de la fama la golpeó muy fuerte. Hoy, más grande, asegura: “Acomodé las fichas”. Se prepara para irse de gira con su último disco y hasta se ilusiona con el teatro. Esta noche canta.

Por Santiago Puddington -

Daniela Herrero
Daniela Herrero

El show de esta noche en el que Daniela Herrero despedirá el 2012, desde las 21 en The Roxy (Niceto Vega 5542), será -paradójicamente- un comienzo para la cantante. Es que luego de este recital, se viene una etapa de mucho trabajo con una gira por la costa en el verano y “si todo sale bien”, una incursión en el mundo del teatro para los primeros meses del 2013.

¿Con qué se va a encontrar el que te vaya a ver esta noche?
Será una carta de presentación de “Madre”. No sé si vamos a hacer todo el disco entero pero va a haber mucho. Además habrá covers y temas que marcaron mi carrera.

Desde que saltó a la fama, la cantante de 26 años vivió épocas bien distintas en las que el éxito y la fama la avasallaron, por lo que optó por la desaparición total para buscar qué era realmente lo que quería hacer. Luego, un fuerte accidente de tránsito la llevó a darse cuenta de que la música era lo que la hacía feliz. Así volvió, sacó un nuevo disco “Alta voz” (2010) y de a poco fue buscando reinsertarse en el ambiente de la música. 2012 fue el año en que “Madre”, su quinto disco, salió al mercado aunque no pudo darle la difusión que quería, entre otras cosas por la fuerte y extraña enfermedad que sufrió, que ni los médicos podían explicar qué era. Ahora todo está acomodado, tanto lo emocional como lo físico y con todas las energías dedicadas a su carrera, Daniela se prepara a full para encarar esta nueva etapa.

¿Qué balance hacés de tu año?
Para mí fue espectacular, un año de transición, de cosas muy positivas. Emocionalmente muy bien y con el trabajo también, sacando el último disco. Además estoy preparándome para un año que se viene muy intenso en cuanto a laburo y proyectos personales que no tienen tanto que ver con la música y espero se concreten. Me estoy juntando con muchos amigos y estamos armando una movida muy interesante que hay que seguir definiendo, pero por ahí a principio de año logramos cerrar todo y empezar. Está bueno poder combinar la música con otras cosas.

Se dijo mucho de la enfermedad que tuviste, ¿qué tan cierto fue?
Yo trataba de alivianar por las redes sociales porque un poco se agrandaba. Pero la realidad es que los médicos no sabían muy bien qué pasaba. Nos preocupamos mucho porque teníamos una incertidumbre total y cuando te pasan cosas que tienen que ver con la salud te asustás. Tenía las defensas muy bajas y estuve como 20 días con fiebre.

A la hora de recordar aquel tormentoso pasado la cantante confiesa que ya no le molesta tanto: “Ahora puede ser que me haya amigado un poco con mi pasado y con cómo se fueron dando las cosas. Yo era muy chica, mi primer disco lo grabé a los 14 y fue todo de golpe, una cosa muy violenta porque de estar grabando un demo en mi casa pasé a firmar un contrato con Sony y me fue muy bien de una. Pero ahora lo veo de otra forma. A veces una necesita acomodar las fichas porque no estás muy consciente de lo que te sucede y vas perdiendo lo que te pasa”.

En aquel momento colapsaste, ¿hoy cuándo decís basta?
Hay ciertas cosas o propuestas que no tienen mucho que ver con lo artístico, que tienen más que ver con negocios del ambiente. Yo siempre trato de tomar lo bueno y dejar de lado las cosas que no me van a enriquecer en lo artístico, porque no siento que me sirvan para mi vida. Por ejemplo, a veces pinta algún: “Andá a cierto evento que te va a servir porque va tal medio”, son cosas que van pasando en el camino y no me gustan. Pero trato de buscar el lado positivo porque si no te quedás muy afuera del sistema.

Dejanos tu comentario