La Razón

Show

UN FENOMENO PARA LA PLATEA MENUDISIMA

Un sol para los chicos

4

16 JUL 2012 | 09:00 La maestra jardinera que desde hace 12 años le canta a los más chiquitos presenta su nuevo espectáculo “Cajitas de sorpresas” en honor a la primera canción que compuso. “Cada show me conmueve hasta las lágrmas”, dice.

Por Laura Natale - Lnatale@larazon.com.ar

Adriana, la maestra jardinera
Adriana, la maestra jardinera

Cuando se refiere a los chicos, Adriana habla de magia, de milagros, de amor, de pureza, lo hace de una manera cálida y se emociona. Y del otro lado de la línea, para qué negarlo, una también se emociona. Y si tiene hijos pequeños, más. Adriana (su apellido es Szusterman pero son pocos los chicos y los padres que lo saben) es realmente un fenómeno para la platea menudísima. Maestra jardinera, cantante y actriz, sus shows musicales están llenos de niños, desde bebés que no llegan al año de vida hasta chicos de 5 años y, claro, sus papás, mamás, abuelos, etc.

Este año está presentando su nuevo show “Cajitas de sorpresas”, es que a 12 años exactos de haber debutado con su primer y artesanal espectáculo en el paseo La Plaza, Adriana reestrena la canción que le dio identidad (“Es la primera que compuse”) y arranca con un nuevo show que sorprende y maravilla desde el principio.

Como novedad, los chicos (se entiende que comandados por sus padres) fueron los que votaron las canciones que querían escuchar en este show a través de twitter (@cantandoadriana). ¿Y el espectáculo? Hay personajes nuevos, un robot armado por un abuelo y secciones que van convirtiéndose en clásicos: el momento de teatro negro, esta vez dedicado a las canciones para “volar”; la aparición de Julieta, la hija de Adriana (se destacó en el anterior show cantando a dúo “Cuando mami era chiquita”), embelesa a la platea haciendo a dos voces con su mamá un popurri de María Elena Walsh. Y además las tres generaciones están presentes, ya que Saúl Szusterman (padre de Adriana) vuelve a acompañar tiernamente en el piano.

Tu hija está teniendo cada vez más protagonismo en tus shows Es verdad, pero no está porque es “la hija de”. Juli cumplió 18 años, se preparó desde chiquita en baile, canto, comedia musical, además es la coreógrafa de mis shows. Es un orgullo que alaben su trabajo.

¿Será tu sucesora? Yo creo que sí, aunque ella tiene su propio camino. Siento un gran orgullo de madre y todo lo que pueda hacer para mostrar su lucecita, bienvenido sea.

¿Hasta cuándo vas a jugar con los chicos y los muñecos arriba del escenario? Ni lo pienso. Fuera de escena hago otras muchas cosas: escribo libros de cuentos, estoy armando un proyecto de dibujos animados... pero no me imagino lejos del escenario, estaré hasta donde la gente me quiera llevar. Y cuando suceda, será por algo, como todo.

Adriana es la reina del show. Adriana, es el ángel. “Cada función me conmueve hasta las lágrimas”, dice esta mujer cálida, dulce, amorosa y atenta siempre a los niños, que además, colabora con los chicos con TGD (Trastorno generalizado del desarrollo). “Es increíble la cantidad de niños autistas que empezaron a hablar después de escuchar las canciones. Al principio yo me preguntaba por qué, si tenía algo particular en mi voz... ya no me pregunto más, agradezco a Dios por esta misión”.

Hace dos años un golpe la obligó a repensar su presente: la canción del “Sapo Pepe” (que tantas alegrías y reconocimientos le había dado) ya no puede integrar más su repertorio (por orden de su autora). “Ahora lo tomo con humor”, dice Adriana.

¿Es probable que tu carrera haya crecido con más fuerza en estos dos años? Totalmente, por mis shows pasaron más de 150 mil espectadores. No era tan conciente de que el amor de la gente era tan grande, ellos se merecen que yo sacara lo mejor de mí y por eso compuse otra canción para ese sapo, que al final de cuentas, es de los chicos Una canción que se convirtió en el jingle de un jabón antibacterial y se volvió muy pegadiza: “Manos limpias y protegidas...” Se ríe Adriana. “Por algo suceden las cosas, dejamos que fluyan. El personaje es mío, me acompaña en el teatro y los chicos lo aman. Yo sigo mi camino y mi propio lenguaje”. Su show fue declarado “De Interés Cultural” por la Honorable Cámara de Diputados de La Nación, debido a “Su aporte a la cultura y a la educación de los niños”. Más que merecido.

Dejanos tu comentario