La Razón

Show

SHOW

“Estando juntos, la vida se pone buena”

22 FEB 2012 | 10:13 Esto afirman Leo García y Palo Pandolfo, que se presentarán mañana, a las 22, en el Torquato Tasso, en el marco del ciclo “Verano PoPteño”, cuyo éxito llevó a que se agregara una nueva fecha el 1° de marzo.

Por Santiago Puddington -

Sonrientes y llenos de energia, los musicos confiesan: “Ahora más que compañeros somos amigos”.
Sonrientes y llenos de energia, los musicos confiesan: ...

Las diferencias entre Palo Pandolfo y Leo García son tan grandes como el placer que significa para ellos tocar juntos. El primero, rockero en su música, en su actitud arriba del escenario y en su personalidad; en tanto García muestra un perfil más bajo, sentimental, meticuloso en su trabajo y electrónico desde lo sonoro. Sin embargo juntos llegan a una conjunción perfectamente original, que disfrutan desde el primer momento en cada una de sus presentaciones veraniegas en el Torquato Tasso.

En principio el ciclo de shows era hasta el 23 de febrero, pero el buen recibimiento del público los llevó a sumar otra fecha, el 1° de marzo, para cerrar con broche de oro esta serie de recitales que, sin dudas, marcó la piedra fundamental del trabajo de una dupla que seguirá unida.

¿Qué significa para ustedes este cruce?
Leo García: Es algo que necesitaba en mi carrera porque últimamente yo me sentía muy solo con respecto a tocar con otros músicos, estaba viviendo un momento en que estaba un poco ausente para el “afuera” y esa soledad, que me estaba perdiendo como artista, cambió cuando me junté con Palo. Ahora siento que la vida continúa. La unión del arte con los músicos es una realidad que no termina, y eso me está dando mucha esperanza.
Palo Pandolfo: Lo nuestro es una unión espiritual. Fue algo intuitivo, hace tiempo tomé un camino pero ahora mi vida se acomoda sola, me dejo conducir. Es un momento de fluir. En lo personal esto me aporta un mayor cuidado de la estética de las canciones, porque Leo tiene mucho cuidado con lo que hace.

¿Cómo es formar un dúo para dos solistas?
LG: Acá no hay estrellatos, sabemos que ninguno de los dos quiere arruinar nada. Nos damos lugar todo el tiempo y no nos hacemos problema por cuánto toca cada uno.
PP: Lo que más nos gusta a nosotros es disolver el ego. Yo no quiero tener el control, quiero expresarme, nada más. Nosotros dos formamos un “yo” más fuerte.

¿Cuál es la clave en el éxito de su encuentro?
LG: La vida se pone buena cada vez que estamos juntos. La música nos dignifíca de algún modo. Ahora más que compañeros somos amigos.
PP: Aparte en esta época tan loca, de tantos problemas, poder encontrarnos es algo único.

¿Se imaginan seguir juntos después de este ciclo?
LG: Nos propusieron tocar en distintas provincias y lo vamos a hacer porque es una conexión que no depende tanto del tiempo que demanda la grabación de un disco.
PP: También vamos a grabar un video para un nuevo proyecto de Leo, porque él quiere hacer algo en internet en el que la canción vaya enganchada de la imagen. Por mi parte estoy grabando un disco nuevo re rockero, mezclado con efectos electrónicos y Leo va a colaborar en el disco. También me gustaría armar una “Súper banda” con él. Habría que buscar un bajista top -se ríe-. Dios dirá, yo creo que si uno se lo propone las cosas se dan. El laburo nos tienta, nos gusta, trabajar con Leo es un placer.

A la hora de recordar a Luis Alberto Spinetta ambos se ponen serios, por un instante las sonrisas se borran de sus caras y coinciden en el dolor: “Ahora me dan ganas de llorar. El show de ese día fue tan fuerte que quedé shockeado. Estuve llorando todo día hasta que llegó el recital, vine vestido de negro, fue un luto, algo impensado y devastador para todos”, confiesa Pandolfo. En tanto, García lo compara con la muerte de un familiar: “Es como la muerte de una madre o un padre. Es una pérdida que realmente sentí muchísimo. En un principio creí que no era conveniente tocar porque estoy muy delicado, muy sensible y uno tiene que poner mucha responsabilidad en esto. Quizás se haya ido el más grande de todos los astros. Spinetta nos bendijo siempre. Cuando empezó el show me agarró un dolor muy grande y no podía subir al escenario, al final fui y sentí una sensación muy infantil, recordé la tristeza por las pérdidas de mis padres”.

Dejanos tu comentario