La Razón

Show

ESPECIAL ¿TE SUENA?

Pop y folclore norteño

7 AGO 2013 | 08:53 “Estoy más madura y en una etapa de cambios”, dice Mariana Baraj, que presenta “Sangre buena” el sábado en Samsung.

Por Micaela Vacca -

Mariana Baraj
Mariana Baraj

A tres años de su anterior disco, “Churita”, que le valió un Premio Gardel en la categoría Mejor Álbum de Folclore, Mariana Baraj presenta su nuevo trabajo, “Sangre buena”. Se trata de 11 canciones, casi todas de su autoría o en colaboración con otros músicos, que transitan los géneros del folclore y el pop. “La mayoría de los temas fueron compuestos por mí en mi nuevo lugar de residencia, Salta. Allí nacieron canciones que tienen que ver con la impronta, el color y la música de la provincia; algunas se acercan más a la forma tradicional del folclore y, otras, no tanto. También me interesó rescatar el sonido de los violines, que se escucha mucho en el norte, y el color del carnaval de Jujuy, los grupos que salen a tocar con sus instrumentos de viento por las calles. Hay una gran mixtura de sonidos”, describe Mariana.

La presentación será este sábado, en Studio Samsung (Pasaje 5 de julio 444, San Telmo).

¿Qué diferencias tiene “Sangre buena” con tu disco anterior?
El disco continúa en la misma línea, que se relaciona con la profundización en el campo de la composición: en su mayoría se trata de composiciones mías, con algunas colaboraciones. La evolución tiene que ver con haberme encontrado de alguna forma en la composición, con más madurez. Me fui sintiendo más cómoda y segura a la hora de escribir y también a la hora de cantar mis canciones en vivo.

¿Cómo surgieron esas composiciones?
En realidad no tengo un método; algunas canciones las compongo en mi casa, tranquila, desde el piano o la guitarra. Otras veces, las empiezo a escribir cuando estoy de gira, viajando en avión o colectivo. Ah, el charango también me acompaña mucho en la creación. Para las letras, a veces parto de alguna idea suelta o, por el contrario, de algún objetivo en concreto que me gustaría mencionar. Por ejemplo, la canción que grabé con el Chaqueño, “Escobita de pichana”, habla específicamente de las escobas que son propias del norte, que sirven para barrer en el piso de tierra.

¿Cómo fue trabajar con el Chaqueño y Fito Páez?
Los dos fueron momentos muy emocionantes para mí, porque son grandes artistas. Fito es un músico que me marcó y que tuvo que ver con mi formación musical; lo seguí cuando era adolescente y conozco mucho su obra. La relación con el Chaqueño y su música comenzó junto a mi etapa de vida en Salta. Verlo en vivo en sus shows es impactante. Invitarlos a ambos tuvo como propósito establecer contrastes y mostrar opuestos; me interesa desafiar el concepto de que determinado tipo de ideas no pueden convivir.

Del show, ¿qué podés decir?
El sábado (a las 21.30), repasaremos el disco, además de temas de álbumes anteriores: “Lumbre”, “Margarita y Azucena” y “Churita”. Como las tocan distintos músicos, las versiones van cambiando constantemente.

Dejanos tu comentario