La Razón

Show

Vanesa González

“Pasaron 400 años y no hemos cambiado tanto”

12 DIC 2016 | 10:08 La actriz interpreta a Desdémona en una actual versión de la tragedia de “Otelo”, de Shakespeare, que hace foco en el actual tema del femicidio. “No importa cómo te vistas ni cómo seas, todas tenemos la libertad de manifestarnos como somos”.

Por Laura Natale - lnatale@larazon.com.ar

“Pasaron 400 años y no hemos cambiado tanto”
“Pasaron 400 años y no hemos cambiado tanto”

Hace 400 años que “Otelo”, la tragedia de Shakespeare y el nombre propio con el que se designó a todos los hombres celosos, se estrenó por primera vez en teatro y de ahí se desprendieron miles, millones de puestas a lo largo y a lo ancho del mundo. ¿Cómo hacer para seguir contando una historia que ya todos conocen o estudian en el colegio secundario? Al director Martín Flores Cárdenas se le ocurrió una mirada muy actual: hacer foco en Desdémona, la mujer de Otelo. Y poner las cosas en su lugar en este mundo 2016: Otelo, el hombre violento, el asesino. Desdémona, la víctima de la violencia, la que muere. Así es como en estos sensibles tiempos de #Niunamenos, Flores Cárdenas posa su mirada en esta hermosa mujer que ya no es ni tan frágil ni tan etérea como se la ha pintado durante siglos, sino más carnal y sexy. Desdémona, en esta puesta, tiene una voz, un cuerpo y una personalidad arrolladora. “Es desinhibida, vital, alegre y esa exposición es mirada con cierto prejuicio por el otro. El personaje de Yago, la convierte en una puta solo porque ella baila, toma alcohol, contesta, es extrovertida... por todas estas características él justifica que engaña a su marido”, dice la actriz Vanesa González, la Desdémona sexy y audaz de esta original puesta de “Otelo”, que se presenta en el teatro Regio (ver recuadro).

Esta es una versión que está más cerca del presente...
Exacto, donde la mujeres nos vestimos como queremos, bailamos, salimos, nos divertimos. Y está más cerca de este tema tan actual que es el femicidio y #Niunamenos. Es importante el mensaje que da el director en esta obra, que no importa lo que te pongas, cómo te vistas ni cómo seas... Somos mujeres, tenemos la libertad de manifestarnos como somos. Yo creo que Shakespeare era un transgresor, esto lo escribió hace más de 400 años...

Y así y todo, no parece que hayamos evolucionado demasiado cuatro siglos después...
Bueno, en ese ámbito no hemos evolucionado tanto. Somos seres humanos... Igual, por un lado está bien que estemos informados, pero creo yo que hay algo en ese estar todo el tiempo viendo estos casos en los medios de comunicación... Como si eso generara aún más violencia. Creo también que hay mucha necesidad de exposición, lo digo con todo respeto pero veo una necesidad muy grande de estar ante las cámaras, en los programas y a cualquier precio.

Desdémona es el segundo protagónico femenino de Shakespeare que le toca en suerte a Vanesa González. Hace unos años hizo “Lady Macbeth”. También estuvo en las obras “Todos eran mis hijos”, “Agosto” y “El diario de Anna Frank”, entre otras.

Tu Desdémona hace que los más jóvenes se acerquen a ver este clásico del teatro...
Sí, la obra dura ochenta minutos. No es larga como se imagina la gente, es dinámica, libre, con música en vivo, el director trabaja más con los estados que con los textos. Es raro que pase esto en una obra de Shakespeare... Sin embargo, él era muy desprejuiciado a la hora de escribir y se puede contar su texto de esta manera, sin solemnidad.

Se suele relacionar a Shakespeare con textos difíciles, largos y ceremoniosos... sólo para intelectuales o estudiosos. ¿Eso no espanta al público de las salas?
Cuando hice “Lady Macbeth” mi mamá me dijo: “La tuve que ver tres veces porque no la entiendo muy bien”. Los actores que hacemos Shakespeare quedamos como en un gueto y eso es patético porque trabajamos para la gente.

Vanesa González saltó a la fama en la tele, en “Son de Fierro”, junto a Mariano Martínez y luego cosechó varios trabajos en la pantalla chica, el último de ellos fue “Sres Papis” (Telefé). Dice que, si bien no puede adelantar mucho, el año que viene volvería a la tevé.

¿Necesitás volver a la tele por dinero o porque te gusta?
Me gusta hacer tele porque necesito estar cerca de la gente, tener un nombre y apellido. Además, en la tele aprendés a resover en velocidad, hacés tres escenas por día sin continuidad, se genera mucha agilidad mental. Y bueno, también el dinero ayuda y es necesario.

Hiciste tiras de mucho éxito y otras que no funcionaron (“Lobo” y “Abel”). ¿Lo viviste como fracaso?
Siempre quiero que me vaya bien, obvio, pero en la tele también disfruto mucho el día a día: llegar temprano, tomar mate, estar con mis compañeros. No me angustio si las cosas no van bien, no me gusta pero no queda otra que asumirlo. Me bajonea más no laburar que un proyecto al que no le va bien.

Tus papeles en tele siempre hablan de amor, ¿hay algo que te gustaría hacer que aún no te propusieron?
Creo que podría hacer y muy bien muchos de los papeles que hizo Leticia Bredice. En “Locas de amor”, o su Verónica de “El elegido”... me hubiesen encantado.

A pocos días de cunplir 30 años y con su cara de nena intacta (“El año pasado me pidieron documentos para entrar al casino”, se ríe), Vanesa hace un balance. “El movimiento que a algunos le produce el número redondo a mí me empezó a pasar alrededor de los 27... Hoy estoy en una gran etapa, me siento mejor conmigo, con la sexualidad, con mi cuerpo, estoy más libre, mejor parada y eso me da mucha alegría”, analiza Vanesa, que además está recién separada de su novio luego de 4 años y un mes y medio de convivencia. “Nos mudamos y al mes y medio nos separamos. Creo que igual no me equivoqué, la relación necesitaba de un movimiento y si no lo hubiese hecho, me hubiese quedado con la duda de lo que podría haber sido. Estoy tranquila porque puedo mirar las cosas con menos ansiedad”.

Dejanos tu comentario