La Razón

Show

¿TE SUENA?

Improvisar

20 MAR 2013 | 08:52

Por GILLESPI -

Entender la música improvisada es una misión imposible. La intencionalidad de los músicos es impredecible y el lenguaje musical puede incorporar los errores (pifies) como nuevas estructuras creativas. En concordancia con la famosa frase de Miles Davis: no existe el error en la historia.

En la música, muchos han dado rienda suelta a la improvisación como modo de expresión musical. Ornette Coleman, con su disco The change of the century, aborda la improvisación grupal con el compromiso personal de dejar toda su vida (en lo posterior) a defender las banderas del free jazz (improvisación pura). Incluso el mismísimo disco Free Jazz, con dos cuartetos tocando en sinmultáneo, es otra demostración de locura creativa.

De todas formas este disco fue fundamental para lo posterior.

Muchos críticos de aquellos años se burlaron del nuevo free jazz, argumentando que Ornette Coleman tocaba el saxofón como un principiante. Como contracara adulaban a los saxofonistas tradicionales, dueños de una técnica convencionalmente perfecta. Se me ocurren los saxos Johnny Hodges, Dexter Gordon o Stan Getz. Lo que es paradójico es que al mencionar a los músicos que cambiaron la historia, aparezca el nombre de Ornette Coleman y no el de los otros.

Uno de los valores intrínsecos del free jazz es destruir la con- signa de que la música tiene que ser agradable. La libertad total, es un concepto muy ambicioso y difícil de aceptar en el mundo normal. No hay nada mas peligroso para el común de la gen- te que la libertad total. Muchos asocian el caos o la anarquía con la libertad total. Que no tiene porque ser caótica o anárquica.

Hace pocos días participé de un concierto que resultó un oasis en medio de la previsibilidad musical reinante. Video Sax Machine se llama el espectáculo que hace Sergio Dawi (conocido por formar parte de los míticos Los Redonditos de Ricota).

Sergio es un saxofonista comprometido con la música y desde que lo conocí hace 30 años, época en que actuaba con los 2 SAXOS 2, siempre me pareció muy interesante la forma en que explora todas las sonoridades que puede brindar un saxofón.

VideoSaxMachine, consiste en la interacción de Dawi y su saxo alto, con videos proyectados en una enorme pantalla blanca.

La experiencia del público consiste en dejarse llevar durante la hora y cuarto que dura el espectáculo. Quince clips con temáticas que van desde la ecológica, el stress de las grandes ciudades, la bohemia, el erotismo, lo lisérgico y un poético homenaje al saxo nutren el show.

Dawi entra y sale de los paisajes sonoros con la libertad del free jazz, mirando la pantalla e interactuando con ella. El saxo es un delfín, o un lobo, o un arma musical para defendernos de un bombardeo. Vestido con un mameluco blanco, donde además se imprimen las proyecciones, Dawi deambula de aquí para allá. Recorre el escenario e incluso se baja para tocar en medio de las butacas. El viaje es altamente recomendable y mi experiencia como músico invitado fue la motivación de escribir esto. Por momentos me sentí parte de la troupe de Coleman y compañía.