La Razón

Internacional

OPERACIÓN ODISEA AL AMANECER

Referentes latinoamericanos rechazaron el ataque aliado sobre Libia

20 MAR 2011 | 17:47 Hugo Chávez pidió que “cese el imperialismo”, mientras que Fernando Lugo afirmó que "ningún tipo de violencia se puede justificar”. Mújica señaló que “salvar vidas a los bombazos es un contrasentido inexplicable". Del Gobierno argentino, Timerman fue el único que se expresó.

CHAVEZ, EL PRINCIPAL ALIADO DE KADAFI EN LA REGION.
CHAVEZ, EL PRINCIPAL ALIADO DE KADAFI EN LA REGION.

Mientras los principales referentes del Gobierno argentino guardan silencio, sin fijar posición oficial, distintos referentes de Latinoamérica salieron a cuestionar los bombardeos de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña sobre territorio libio.

El presidente venezolano Hugo Chávez, principal aliado del líder libio Muamar Kadafi en la región, tildó de "inmisericorde" e "indiscriminada" la intervención armada extranjera en Libia y consideró que el diálogo y no las bombas lograrán resolver el conflicto interno en el país norafricano.

"¿Quién les dio a esos países, a Estados Unidos, a Francia, el derecho de tirarle bombas a otro? Exigimos que cese la agresión contra Libia (...) Si queremos ayudar a un país en un conflicto interno no es tirándole bombas", declaró el mandatario en su programa dominical "Aló presidente" difundido por radio y televisión.

 "Ya comienzan a aparecer las víctimas civiles en Libia. Claro, lanzan 300 o 400 bombas desde el mar y esas bombas caen donde caen: casas, hospitales.... Qué cosa tan inmisericorde (...) Son bombardeos indiscriminados", agregó.

El mandatario bolivariano indicó que una comisión de presidentes está reunida en Mauritania, explorando una posible mediación, afirmando que "eso fue lo que debió hacer la ONU".

"Eso es lo que hay que hacer, ir allá a hablar con las partes en conflicto, pero no lanzar bombas. Pedimos por la paz, por el entendimiento, que cese la agresión, que cese el imperialismo", dijo.

Por su parte, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, condenó el ataque contra Libia y exhortó a la racionalidad y el respeto a la autodeterminación de los pueblos, en un mensaje leído este domingo.

"Ningún tipo de violencia se puede justificar. Lo hemos dicho siempre", expresó el gobernante durante un mitin izquierdista, al criticar la ofensiva internacional contra Libia.

"Ojalá la racionalidad, la cordura, la equidad y, sobre todo, el principio de autodeterminación de los pueblos, que son dueños de sus propios procesos, puedan ser respetados", subrayó el jefe de estado.

En un discurso similar, el presidente uruguayo, José Mujica, calificó de "lamentable" el operativo de la coalición internacional. "Este ataque implica un retroceso en el orden internacional vigente", declaró al diario La República.

El mandatario sostuvo que "es mucho peor el remedio que la enfermedad" y agregó que "eso de salvar vidas a los bombazos es un contrasentido inexplicable".

"Todo esto es para llorar", concluyó Mujica.

Mientras tanto, en Argentina, el único funcionario que expresó su posición ante el conflicto fue el canciller Héctor Timerman, quien criticó el funcionamiento del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

"Las operaciones militares se deciden en el Consejo de Seguridad en el cual los cinco vencedores de la Segunda Guerra deciden solos. Argentina forma parte del grupo mayoritario en la ONU que busca democratizar" ese organismo, sostuvo el jefe de la diplomacia nacional en su cuenta de Twitter.

Además, recordó que "Argentina(Perón) fue el primer país en oponerse en permitir que los vencederos de la segunda guerra tengan derecho a veto. Visionario"

Sobre el ataque de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña al régimen de Kadafi señaló: "Difiero en muchas cosas con gobernantes pero no los atacaría. Hay otros métodos".

Dejanos tu comentario