Deportes

Automovilismo

En otra polémica definición, esta vez festejó Canapino

12 DIC 2016 | 10:10 Al igual que el TC, el Top Race V6 tuvo un final caliente. Luego de quedar segundo, el arrecifeño se benefició por una sanción a Altuna y se adueñó del campeonato.

Canapino había ganado consecutivamente los torneos entre 2010 y 2014.

El arrecifeño Agustín Canapino (Mercedes) se coronó campeón del Top Race V6, tras heredar el triunfo en Salta por una sanción a Mariano Altuna (Cruze), el ganador en pista de la última carrera del año y quien festejó el título apenas finalizada la competencia. En el última curva de la carrera disputada en el autódromo Martín Miguel de Güemes, el oriundo de Lobería intentó una maniobra de sobrepaso que fue considerada ilegal por los comisarios deportivos, por lo que finalmente lo clasificaron segundo y le permitieron al arrecifeño alzarse con su sexta corona en la categoría.

Altuna, que llegó como escolta de Canapino a los últimos metros de la carrera, se la jugó por completo en ese momento decisivo, atacó al piloto del Sportteam, al que superó en una maniobra cuestionada. Así, se adueñó del triunfo y, momentáneamente, del campeonato, por apenas 9 milésimas de diferencia.

“Veo el hueco mínimo, Agustín fue a la cuerda, se produce el roce y después salimos a la par. Fue muy peleado, justo. Hicimos las cosas bien durante todo el año”, afirmó segundos después de bajar del auto y justo antes de desatar los festejos.

Canapino había tomado la punta a 11 vueltas del final y saboreó la consagración en la categoría hasta la última variante, cuando Altuna se le metió por adentro con cierta aspereza, mordiendo levemente la tierra y se le puso a la par en plena recta principal. Aceleraron los dos a fondo en esos últimos metros y prevaleció el que venía desde atrás. Era su primera coronación a nivel nacional...

“Esto fue con mala intención, la de (Mariano) Werner no”, expresó Canapino en alusión a la definición del campeonato de Turismo Carretera entre Werner y Rossi, el pasado fin de semana, por la cual el entrerriano fue sancionado con una suspensión por un año y una importante multa económica.

Luego, el arrecifeño quedó a la espera de una resolución que, como la de 2014 cuando heredó el título de Top Race tras una penalización a José María Pechito López, le entregara su sexto título en la categoría. Finalmente, los comisarios deportivos resolvieron que la maniobra de Altuna no fue lícita, clasificaron al Monito detrás del arrecifeño y declararon ganador de la competencia al flamante hexacampeón.

Así, el Titán de Arrecifes concluyó una temporada de gloria, ya que venía de adjudicarse también el campeonato de Súper TC2000 hace menos de un mes.