La Razón

Cultura

EN EL BARRIO PORTEÑO DE BELGRANO

Un club de arte y cultura

1

22 ENE 2011 | 15:37 El Club Cultural Matienzo ofrece un espacio en el que además de escuchar música en vivo de todos los géneros, se puede ver una película, una obra de teatro o, simplemente, disfrutar de un momento de ocio.

Por ALUMINÉ CABRERA -

AGUSTIN JAIS ALVY SINGER ES UNO DE LOS MUSICOS QUE TOCO EN MATIENZO EN 2010.
AGUSTIN JAIS ALVY SINGER ES UNO DE LOS MUSICOS QUE TOCO ...
LA FACHADA DE MATIENZO FUE PINTADA POR MART, TOKIO Y POETA. (GENTILEZA : WWW.AIRESMART.COM.AR)
LA FACHADA DE MATIENZO FUE PINTADA POR MART, TOKIO Y ...

Escuchar una banda de jazz, rock o de indie en vivo; degustar unas ricas tapas mientras se contempla una muestra de fotos; ver una película de Cassavettes por $ 10; asistir a un ciclo de escenas cortas en una terraza una noche en pleno verano. Todo eso es posible en un sólo lugar. Sí, es posible en el barrio porteño de Belgrano, en el Club Cultural Matienzo, a la altura del 2400 de la calle que lo nombra.

El 7 de noviembre de 2008, Matienzo (así a secas le dice todo aquel que concurre aunque sea una vez) abrió sus puertas con el fin de generar un espacio de ocio en el que circulen distintas disciplinas artísticas. "Siempre tuvimos una idea de club cultural, una casa que tenga un sentido más comunitario", cuenta Agustín Jais, que, además de ser el encargado de comunicación y difusión del club, es uno de los seis fundadores que ahora integran la comisión directiva.

Entre las disciplinas artísticas que confluyen en el lugar, la música ocupa un lugar principal ya que hay ciclos en vivo cuatro veces a la semana. A veces varían; otras veces un músico o una banda encuentra en Matienzo un lugar para crecer y expandirse, o bien, para quedarse un tiempo.

"Alvy Singer, por ejemplo, estuvo seis meses tocando todos los jueves. con invitados como Gabo Ferro o Nacho de Onda Vaga", rememora Agustín.

Un ciclo que se desarrolla hace más de un año es "Jazz y Tarot". Los martes a las 22.30 se presenta una banda de ese género, mientras que uno de los amigos de Matienzo, Nicolás Boque, tira las cartas por las mesas de los concurrentes. Otro ciclo, que se desarrolló en los comienzos y vuelve los viernes de febrero, es "Traéme unos hielitos", cuyo nombre proviene de aquella frase que Graciela Borges dijera en una escena de la película "La Ciénaga", de Lucrecia Martel.

Serán cuatro fechas con bandas de reggae y ska. Y la lista sigue: queda un jueves del grupo Valeu, que se presentó durante todo enero, mientras que en febrero, los jueves serán de cantautores. Los sábados, en cambio, serán bandas de palos distintos las que toquen.

Pero no sólo es música lo que vibra en Matienzo. También hay teatro, cine, literatura, muestras de arte, llevado todo adelante por un equipo de aproximadamente 50 personas, entre rentados, semi rentados y voluntarios, que se dedican a cada rama artística. "Es una metodología de trabajo darle lugar a toda la gente que viene con ideas y que por ahí no las puede concretar", explica Agustín, y agrega: "Tiene que ver con un criterio de poder producir tus propias ideas. Como artistas independientes nadie te va a venir a buscar. Entonces Matienzo funciona como una usina de producción".

Como broche, las entradas oscilan entre 0 y 15 pesos, de acuerdo a la actividad, lo que hace inevitable acercarse a Matienzo 2424, o ingresar a www. clubculturalmatienzo.blogspot.com.

Dejanos tu comentario