La Razón

Ciudad

Ante los reclamos de los vecinos

Extienden por un año más la protección de edificios históricos

14 DIC 2010 | 08:56 La ley regirá para las construcciones anteriores a 1941. Así, se prevé la preservación de 90.000 inmuebles de la Ciudad.

“La Cuadra” fue una vieja caballeriza ubicado en palermo, cuyos vecinos lucharon para conservar.
“La Cuadra” fue una vieja caballeriza ubicado en ...

Los edificios de la Ciudad que fueron construidos antes de 1941 no serán demolidos. Los legisladores porteños aprobaron una prórroga de un año de la ley que protege a estos inmuebles, en respuesta a los diversos reclamos de los vecinos para resguardar las construcciones con valor patrimonial.

En la última sesión ordinaria, en la cual se trataron más de 150 proyectos, la Legislatura revalidó hasta el 31 de diciembre del 2011 la norma que apunta, por un lado, a la protección urbanística, pero además a la confección de un inventario del patrimonio arquitectónico de la Ciudad.

Como este último objetivo no se cumplió, pese a que ya figuraba en la ley sancionada en 2009, las asociaciones barriales impulsaron la prórroga ante el temor de que muchos edificios aún corran el riesgo de demolición.

De esta manera, se prevé la preservación preventiva de cerca de 90.000 construcciones de la Ciudad, cuyos planos hayan sido registrados antes de 1941. La aprobación fue celebrada por las organizaciones barriales, que siguieron la sesión desde afuera de la Legislatura, debido a que se prohibió el ingreso al edificio al público. En los fundamentos del proyecto, el diputado Martín Hourest explicó: “Las décadas de 1970 y 1980 fueron escenario del gran desarrollo de edificios de propiedad horizontal, provocando el cambio definitivo de barrios como Recoleta, Palermo, Belgrano y Caballito, con la consecuente demolición de inmuebles de baja altura”.

“Estas sustituciones indiscriminadas se acrecentaron en los últimos diez años debido al aumento de la construcción, alcanzando barrios alejados del Centro como Saavedra y Villa Urquiza”, precisó. Por ello, recalcó la voluntad de prorrogar la norma. “No se trata de oponer a una demolición indiscriminada una conservación igualmente indiscriminada sino más bien dar con estos años de extensión el tiempo de evaluar puntualmente el significado patrimonial de un edificio para decidir si su conservación es valiosa para la Ciudad”, concluyó.

Dejanos tu comentario