La Razón

Ciudad

Tras las denuncias de los vecinos

Colegiales: clausuraron las obras del Mercado Central por quinta vez

2

5 NOV 2014 | 09:16 La iniciativa del polémico Alberto Samid volvió a ser suspendida, esta vez por no contar con el permiso correspondiente.

El predio se encuentra entre Newbery, Olleros y Cramer.
El predio se encuentra entre Newbery, Olleros y Cramer.


La Agencia de Protección Ambiental porteña (APrA) clausuró otra vez la construcción de una sede del Mercado Central en Colegiales, tras las continuas denuncias de los vecinos y del Observatorio del Derecho a la Ciudad.

Las obras se estaban llevando adelante en un terreno ferroviario desafectado, situado entre las calles Jorge Newbery, Olleros y Cramer. Tiene cerca de tres mil metros cuadrados de superficie y ya había sido clausurado en otras cuatro oportunidades por diversas ilegalidades, entre ellas la falta del permiso de obra. Incluso se comprobó que ni siquiera se había iniciado el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental, requisito previo para comenzar la construcción.

Con esta documentación, los vecinos le exigieron a la APrA que clausure inmediatamente los trabajos. De acuerdo con el artículo 38 de la ley N° 123, los proyectos o ampliaciones que se inicien sin contar con la Declaración de Impacto Ambiental deben ser suspendidas o clausuradas de inmediato.

El propio presidente de la (APrA), Carlos Villalonga, en un informe reciente reconoció que para la obra del Mercado en Cramer 475 “no se ha iniciado actuación alguna relacionada con la tramitación del Certificado de Aptitud Ambiental”.

Tanto los vecinos como los comerciantes de la zona se oponen a la inauguración de una sucursal del centro mayorista liderado por Alberto Samid, quien planea abrir nuevos puntos de venta en varias zonas de la Ciudad y la Provincia.

Uno de los problemas que señalan los vecinos es que el Gobierno de la Ciudad no tendrá potestad para realizar los controles de higiene en el predio, por estar administrado por la Nación. Además, los comerciantes se quejan de que será una competencia desleal, ya que no pagarán los mismos impuestos y les quitarán clientes. Hasta las monjas del monasterio Carmelitas Descalzas se movilizaron y juntaron alrededor de 500 firmas en contra de la llegada del polémico emprendimiento.

Dejanos tu comentario