La Razón

Ciudad

sigue la polémica

Allanamiento y golpes en las oficinas de Uber

2

15 ABR 2016 | 22:10 La Fiscalía de la Ciudad secuestró documentación relacionada con la firma que permita comprobar la prestación no autorizada del servicio. Mientras tanto, en la puerta del lugar, taxistas agredieron a un joven que defendió el sistema.

Hubo golpes y empujones en la puerta de las oficinas de Uber.
Hubo golpes y empujones en la puerta de las oficinas de ...


La Fiscalía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires realizó dos allanamientos a las oficinas de la empresa Uber por "usar indebidamente el espacio público con fines lucrativos".

El procedimiento se realizó en Leandro N. Alem al 800, con el objetivo de "secuestrar la documentación relacionada con la firma Uber que permita comprobar la prestación no autorizada del servicio e individualizar a sus autores".

El objetivo de los allanamientos fue el "El caso se inició de oficio para investigar si la empresa Uber se encuentra infringiendo las leyes que regula la actividad lucrativa de transporte de pasajeros en el espacio público y para penalizarlos en consecuencia", precisaron las fuentes. 

También se aclaró que "conjuntamente se investiga a Uber por posible evasión impositiva". 

Mientras se realizaba el allanamiento, los medios apostados en el lugar filmaron como un grupo de taxistas agredía a un presunto cliente de Uber que defendió el sistema a viva voz en las puertas mismas de las oficinas de la empresa.

El hombre, un joven de aproximadamente 30 años, recibió empujones y algunos golpes de enardecidos taxistas, que lo consideraban un "provocador".



El joven, quien dijo no tener nada que ver con la empresa, defendió el sistema a los gritos, acusando a los taxistas de "no ser libres", debido a que requieren de una licencia para trabajar, además de costos elevados, según argumentó.

El hombre nunca dijo por qué había decidido acercarse al lugar, ni en representación de quién. Solo indicó: "Propuse que el Estado les devuelva la licencia, que sean libres", mientras un grupo de taxistas, antes de atacarlo, le gritaban "provocador".

Uno de ellos logró tranquilizar a los más exaltados de sus colegas, advirtiendo que la violencia "no es la manera" de resolver el conflicto, tras lo cual todo volvió a la normalidad. 


Dejanos tu comentario